Re CONÉCTATE

El COVID-19 nos ha dado una oportunidad para estar conmigo mismo. Hace años en preparación para el trabajo que hago con los niños, empecé a pasar tiempo conmigo misma y lo mejor a disfrutar cada instante como si fuera mágico. Gracias a esa oportunidad que Dios y los médicos me dieron aprendí a desaprender toda la maraña de ser “multitasking” “deadlines” y sin número de cosas. Porque dejar de disfrutar el momento aquí y ahora por algo que puede esperar. Trabajé en los foros noticiosos y de publicidad algunos años, y un día comprendí que el Planeta NO SE IBA A DESTRUIR si no entregaba las fotos en los próximos 20 minutos. Pero la que se iba a DESTRUIR ERA yo sí seguía en aquel tren de vida. Poco a poco, me fui alejando del ruido y gozando mi respiración, mis manos, me di cuenta que tenía una casa con un hermoso jardín. Pronto descubrí que la computadora no me hacía falta, pero que mis pies les hacía falta caminar sobre la grama, abrazar las palmas vivir entre los elementales que llenaban de vida mi jardín.

Aprendí a respirar el aire que mis plantas limpiaban con gran honor todos los días. También descubrí que yo no tengo que pagar dinero por salir a tomar mi almuerzo o cena con un espectáculo de guacamayos volando sobre nosotros, el inociencia de contar las orquídeas al nacer y hasta sacar fotos, pintarlas y soñar de nuevo.

Está cuarentena nos está ofreciendo la oportunidad de escucharnos, caminar con fe y confianza de que TODO obra para bien. Hoy demos un momento para hacer una receta en familia, contar historias de nuestros ancestros, apaguemos las fuentes de miedo y observemos a nuestras mascotas con ganas de aprender de ellos. Ellos no le enseñaron mindfulness, ellos viven así. Me gusta cuando alguien habla de los gatos pues porque cuando nunca han tenido uno, sólo se dejan llevar por su mala fama. Pero los gatos son selectivos, ellos escuhan tu alma y no tus palabras. Cuando se acercan y te ronronean te muestran su cariño y además son excelentes sanadores.

Sugerencias para este receso:

  • Escritura balsámica: escribe tus emociones y relatos al menos por 15 a 30 minutos al día.
  • Sal a tomar un baño de sol idea en la mañana o al atardecer. La vitamina D3 nos refuerza el sistema emocional.
  • Haz competencias de bailes entre las familiares o tus “roommates” esto estira tus músculos y haces cardio.
  • Lee libros, comparte con tus niños. Kelaiah Warriors: El secreto de la semilla tiene ejercicios de escritura creativa. Crea un cuento en familia y luego hagan un libro artesanal.
  • Recuerda que ya no tienes un ponchador. Siéntate relax a tomar tus alimentos y saborear cada ingrediente. Da gracias por ellos y por las personas que hicieron posible que llegaran a tus supermercados.
  • Tienes ansiedad el puntillismo es ideal para contrarrestarlo.
  • Saca cosas que tengas que reparar o proyectos pendientes de decoración.
  • Se aceptan sugerencias de novelas buenas (no terror)…

©Kathia Alsina – Escritora, Mentor Creativo autora de Kelaiah Warriors y Tanamá: Puente Arco Iris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .