Tiempo = Felicidad

Te imáginaste alguna vez que eras tan parecido a Brad Pitt o Ellen Degeneres? Alguna vez sé te ocurrió qué no importa tu salario, status social, religión o sistema económico de tu país, tu y yo estuviéramos viviendo un momento único en la historia actual?

¡Todos escondiéndonos de un germen “aparentemente” inofensivo que ha logrado parar el alocado movimiento no de una ciudad o sólo un país!

Todo el 🌎 Tierra está descansando del virus más mortal…

Tu, tu amigos, vecinos, compañeros de trabajo, hasta incluso de tus enemigos o sea de “NOSOTROS LOS SERES HUMANOS”

Sí, es cierto todos los humanos somos iguales en muchas cosas, la vulnerabilidad es una de esas que nadie mencionó en una reunión de negocios, ni tampoco en el estudió dominical de cualquier templo. Todos vamos alborotando, destruyendo y haciéndonos oír para declarar qué tenemos que tener un respiro y una tregua de aquello que en realidad nos está matando… El egocentrismo, finalmente el universo nos escuchó nuestros gemidos y hemos tenido la J U S T I C I A que tanto hemos soñado. Ahora tenemos tiempo para mirarnos las manos, observar a esa persona con la cuál convivimos pero nunca le décimos lo especial que es o lo divertido de su presencia que nos hace la vida más placentera. Tenemos el espacio dentro de la agenda para disfrutar de nuestros muebles y con la ropa más ordinaria reírnos a carcajadas con nuestros hijos, escuchar las músicas de otros, reconocer que el espejo ni la pesa mienten. Hoy cada momento nos hacemos más humanos y menos esclavos del sistema que nos ha tenido idiotizados por tantos siglos.

La peste nos hizo reflexionar, descubrir medicamentos que slavaron miles de vidas. Hoy una simple solución nos está acercando a las manos que dejé de mirar hace muchos años atrás 20 s e g u n d o s de vivir en el aquí en el ahora. Así este virus nos ha regalado el tiempo que con tanto afán, esperanza y fe hemos pedido con ahínco para disfrutar las cosas mas simples del día… El balcón que nadie vio, la tierra fresca de replantar un planta, compartir las miradas de complicidad entre las risas que nos caracterizan como seres eternos. Preocuparnos por los que viven bajo el mismo tiempo, compartir el espacio dejando de lado las discrepancias de convivencia o comportamiento. Practicando la buena fe, volviendo a soñar… Ese es el gran regalo que #COVID19 nos trajo este año 2020.

©Kathia Alsina – Mentor Creativo y Escritoria de la serie Kelaiah Warriors y Tanamá: Puente Arco Iris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .