Historia 5: ¡Mamá Brilla!

Durante mi gestación, el Gran Creador me llamó por mi nombre y me dijo que yo iba a tener una misión muy especial. Me advirtió que tenía que ser fuerte y, a la vez, delicada. También me dijo que, cuando naciera y abriera mis ojitos, iba a conocer a una bella y dulce mujer que Él también había creado. Esa mujer, en los momentos de mi gestación, estaba pasando por un dolor muy intenso.  Yo nací unas semanas luego de aquella conversación. Bioma me limpió y me amamantó mis primeros días. Bioma es mi mamita biológica. Biopa fue el gato macho que donó la esperma para fertilizar el óvulo de Bioma y permitir que, de esa manera, yo saliera de una célula. Así fue como mi embrión vio la Luz de la Fuente. 

Al nacer, lo primero que escuché fue la voz de mi Mamá humana. Ella era la única que podía acercarse a mis hermanitos y a mí cuando nacimos. Bioma no dejaba acercarse a nadie más. Mucho menos a Scuat, un perro “pitbull” grande y torpe, que compartía la casa donde nací. Días después, cuando abría mis ojos, me vi en los brazos de ella: ¡Mamá! Era la mujer de la que me habló el Gran Creador. Tenía la misma luz que Él en sus ojos. Me llamó por mi nombre: AIANNA, el mismo nombre que había pronunciado Él.  Aún recuerdo la primera vez que escuché mi nombre en la dulce voz de Mamá. Esa voz la atesoro en mi corazón. El aroma y la sencillez de Mamá me arropan cada día.

Mamá compartía conmigo cada vez más.  Al pasar un tiempo, sólo quedamos en la casa Scuat, Bioma y yo. Cuando me llegó la hora de conocer a Scuat, Mamá ya me había estado preparando y fortaleciendo para que no tuviese miedo. Scuat me olfateó toda la primera vez. Me hizo cosquillas su olfateo. Scuat y Bioma fueron los que ayudaron a Mamá en sus noches más oscuras y tristes, cuando yo aún no había nacido. Ahora soy yo quien cuido de Mamá todo el tiempo y me gusta pintar con ella.

-¡Mamá, siempre te guiaré! – exclamó Aianna ronroneándole una noche en la que la observaba pintar. 

Han pasado unos años desde aquel día en que vi a Mamá por primera vez. Todo este tiempo, ella se ha estado preparando y ya está lista para dar el gran salto de fe que el Gran Creador diseñó para ella. Yo estaré a su lado porque entiendo que esa es la misión que Él me encomendó. 

Mamá Brilla – Historia 5
Las historias de Aianna©Kathia Alsina

Se publican todos los miércoles a las 3pm en esté blog. ¡Suscríbete para que seas el primero en leerlas! Lectura ideal para niños de 6 años en adelante. También los padres pueden leerla a niños más pequeños.  Cuento e ilustraciones por Kathia Alsina Miranda. Edición del texto por Dra. Carmen Minerva Ramos

  • Historia #10: Calle 12 Octubre
    Mamá me llevó de aventura con ella… Ella vivía ahora en un apartamento con cuatro personas más. Era de locos aquel lugar donde todos hablaban a la misma vez y…
  • Aianna te extraño
    Hoy, quiero ser honesta con mis lectores. Aianna no es un personaje ficticio, en realidad fue mi gata bella e inteligente que me enseñó a tener responsabilidad, relacionarme con límites…
  • Historia #9: El Abrazo
    Yo me acerqué con ternura y abrí mis pezuñas hasta abrazarla. Hay veces, en que las personas no se dan cuenta de que los valientes y sanadores también necesitan un abrazo. Es un toque para que se recarguen. En el cuarto, la luz violeta cubría a mamá y a toda su cama, pero no fue hasta que sintió

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .