Entre bombas y plenas nace Sirena Caribeña

  • Librería Aparicio
  • Pepe Ganga – Bayamón, Caguas y Guayama
  • Casa Norberto
  • Librería Tazas y Portadas en Hormigueros
  • The Bookmark
  • Pronto en:
  • El Candil Ponce
  • Farmacias Luma – Viejo San Juan
  • Para talleres, charlas y presentaciones favor escribir a autora@transformatecreando.com

Quieres llegar a clase con la Sirena Caribeña, Ordena tu kit y recibe un libro autografiado por la autora, más labels con los personajes del cuento en un PDF. Con todo lo que ves en la foto. Por $30.00 con envío GRATIS. Pagos por ATH Móvil al 7876105433, favor incluir su dirección en la nota y nombre del niña/niña.

Historia 1: Aianna Investiga

– ¿Mamá que haces? -pregunto la gata.  Aianna, estoy poniendo el nacimiento, mañana es el día de Reyes. ¿Sabías que Belita ponía el árbol de Navidad todos los años? Mientras tanto, tú y tu «biomá» se la pasaban tirando al caballo del pesebre. – Le narró mamá. 

– ¡Ay, mamá! Eso no es justo. Lo hacíamos porque siempre nos han negado un lugar de honor en el pesebre. Ponen hasta cerdos y caballos en los pesebres y a nosotros, los gatitos inofensivos, nos niegan nuestra participación. 

¿Tú sabías que ya los gatos éramos más amigos de las personas que los perros? – Siguió argumentando la gata.  Déjate de cuentos, que ustedes los gatos se la pasan buscando colarse en todos los lugares. – Replicó Mamá. 

– No mamá, en mi ADN está la historia completa de mis ancestros.  ¡Aianna! Basta de plática y hazme el favor de guardar silencio que yo necesito concentrarme y poner el pesebre antes de que anochezca. – Le dijo Mamá bien seria y firme. 

Sigue leyendo «Historia 1: Aianna Investiga»

Re CONÉCTATE

El COVID-19 nos ha dado una oportunidad para estar conmigo mismo. Hace años en preparación para el trabajo que hago con los niños, empecé a pasar tiempo conmigo misma y lo mejor a disfrutar cada instante como si fuera mágico. Gracias a esa oportunidad que Dios y los médicos me dieron aprendí a desaprender toda la maraña de ser «multitasking» «deadlines» y sin número de cosas. Porque dejar de disfrutar el momento aquí y ahora por algo que puede esperar. Trabajé en los foros noticiosos y de publicidad algunos años, y un día comprendí que el Planeta NO SE IBA A DESTRUIR si no entregaba las fotos en los próximos 20 minutos. Pero la que se iba a DESTRUIR ERA yo sí seguía en aquel tren de vida. Poco a poco, me fui alejando del ruido y gozando mi respiración, mis manos, me di cuenta que tenía una casa con un hermoso jardín. Pronto descubrí que la computadora no me hacía falta, pero que mis pies les hacía falta caminar sobre la grama, abrazar las palmas vivir entre los elementales que llenaban de vida mi jardín.

Aprendí a respirar el aire que mis plantas limpiaban con gran honor todos los días. También descubrí que yo no tengo que pagar dinero por salir a tomar mi almuerzo o cena con un espectáculo de guacamayos volando sobre nosotros, el inociencia de contar las orquídeas al nacer y hasta sacar fotos, pintarlas y soñar de nuevo.

Está cuarentena nos está ofreciendo la oportunidad de escucharnos, caminar con fe y confianza de que TODO obra para bien. Hoy demos un momento para hacer una receta en familia, contar historias de nuestros ancestros, apaguemos las fuentes de miedo y observemos a nuestras mascotas con ganas de aprender de ellos. Ellos no le enseñaron mindfulness, ellos viven así. Me gusta cuando alguien habla de los gatos pues porque cuando nunca han tenido uno, sólo se dejan llevar por su mala fama. Pero los gatos son selectivos, ellos escuhan tu alma y no tus palabras. Cuando se acercan y te ronronean te muestran su cariño y además son excelentes sanadores.

Sugerencias para este receso:

  • Escritura balsámica: escribe tus emociones y relatos al menos por 15 a 30 minutos al día.
  • Sal a tomar un baño de sol idea en la mañana o al atardecer. La vitamina D3 nos refuerza el sistema emocional.
  • Haz competencias de bailes entre las familiares o tus «roommates» esto estira tus músculos y haces cardio.
  • Lee libros, comparte con tus niños. Kelaiah Warriors: El secreto de la semilla tiene ejercicios de escritura creativa. Crea un cuento en familia y luego hagan un libro artesanal.
  • Recuerda que ya no tienes un ponchador. Siéntate relax a tomar tus alimentos y saborear cada ingrediente. Da gracias por ellos y por las personas que hicieron posible que llegaran a tus supermercados.
  • Tienes ansiedad el puntillismo es ideal para contrarrestarlo.
  • Saca cosas que tengas que reparar o proyectos pendientes de decoración.
  • Se aceptan sugerencias de novelas buenas (no terror)…

©Kathia Alsina – Escritora, Mentor Creativo autora de Kelaiah Warriors y Tanamá: Puente Arco Iris.

Cosas Buenas… Le pasa a la gente buena

El dicho o mejor dicho la queja es: ¿por qué a la gente buena le ocurren cosas malas? Pero que tal sí declaramos y contamos nuestras bendiciones. Les cuento soy la autora de varios libros para niños. Decidí que las cosas buenas me pasarían eso significó aprender a dejar lo seguro y aparentemente estable por algo que sólo parecía un sueño. Así comencé a conocer las bendiciones y muchas personas de un gran corazón que me han ido ayudando durante el camino.

Les cuento NO todo fue fácil, más bien a cada logro mas exigencias aparecían en el camino. Más a mi, me emocionaba ver esos aparentes «no» como una gran aventura o un «boot camp» en el cuál alguien me apuntó sin mi consentimiento; pero me iba ayudar a llegar a la meta que yo tenía establecida. Ninguna de las profesiones que he ejercido las he ido a estudiar, mas bien eran mis pasatiempos los cuáles me fui formando cada vez con más entusiasmo y gracias a Dios que me dio más neuronas que a mucha gente y una mente fotográfica le empecé a sacar partido para ayudar a muchos a mi paso. No es fácil explicar que los niños genios, en sí crecen y se convierten en personas adultas con intereses tan variados que a la persona con IQ promedio no le dan nada de ganas de ni leer, parece muy terrible o confuso el solo hecho de que le hablen del tema. Así fue que empecé con una metodología en neurociencias y el proceso creativo que le llamé Transfórmate Creando© y que he tenido la oportunidad de ayudar a miles de personas mediante talleres, presentaciones, labor comunitaria y la serie de libros para niños Kelaiah Warriors©.

¿Por qué me pasan cosas buenas? Pues hace una semana me di una caída fatal, pero dos personas me ayudaron. Alguien mientras caminaba bajo un fuerte sol me dice: «¡te debo una sombrilla!». Me quedé asombrada, al preguntarle por qué??? Me dijo quién él fue quien me ayudó a levantarme y así le estreché la manos, agredecidamente. Gente que le pedí una dirección al rato me dicen: «¿hey llegaste bien?» Yo le sonreí diciendo gracias. Cuando llamé al banco Popular por un inconveniente me terminaron dando 5 días de gracia en vez de cobrarme un recargo diario.

Estaba dispuesta a pagar la penalidad de Claro por suspender un servicio y el empleado me dijo, fíjate te puedo ayudar suspendiendo tu cuenta hasta la fecha en que vencé tu contrato. Hay muchas cosas buenas que me pasan… Tal vez sean pequeñas cosas pero es así como se pinta la vida…

Mi computadora se dañó full hace dos dias. Dando gloria a Dios le dije: GRACIAS POR QUE ME DEJASTE PUBLICAR MI ÚLTIMO LIBRO. (MacBook Pro 2012)

Hoy decidí sonreír a la vida y ver los pequeños detalles como milagros, dar gracias en cada pisada que doy con el sol azotando mi cara, porque sólo los vivos sudamos. Y mientras hay vida hay oportunidades para volver a comenzar.

Fit «fit everything» solía bromear entre las personas que me donaban cosas mientras el huracán María. No he llegado a Ponce y al área sur porque mi gran compañero de aventuras llegó a su final. A veces no sabemos por lo que otros pasan, rápido nos entregamos a la murmuración. Este gran auto recorrió todos los recovecos que Puerto Rico pueda tener, ayudó a turistas a llegar a su destino, fue testigo de muchas sonrisas en medio del caos y tiene tantas anécdotas que es imposible poder contarlas todos. Fue un guerrero alegre, de buen corazón y muy espiritual en la causa, su conductora siempre tenía que decidir entre ayudar a alguien o echar gasolina, así fue su fuerza. Puedo quejarme pero decido enseñar a otros a sonreír, ver oportunidades que a veces no ven por ellos mismos, brillar por ellos sólos y aún más aprender a ponerse en la posición de otros para que sean ellos unos héroes anónimos. Así somos!!!

La vida me tiró con muchas emociones, yo las transformé en personajes y cuentos que ayudan a niños y sus familias a brillar. Y tú, ¿qué estás haciendo?


©Kathia Alsina es autora, mentor creativo. Próximos talleres 1 de febrero en Café D’Luna- Autopublica 7876105433. 1 de febrero en Leamos Por Siempre presentación libro Tanamá: Puente Arco Iris