Empatía No es sinónimo de Buena Gente

Descubrí que el Boricua no es empático. La realidad, es que sí tuviéramos empatía, nuestro país no tuviera las tasas de trastornos por salud mental sobre un 70% de la población. Y lo peor de todo es la ignorancia en el tema dentro de la medicina en general. Tener una depresión, ansiedad, ADHD es algunos de los retos de la química cerebral. Y cómo siempre bromeó en mis charla, nuestro cerebro no descansa en la mesita de noche. Por ende ser empático, compasivo con el otro igual (o sea) con nuestros familiares, amigos, compañeros de iglesias y hasta trabajo es un trabajo que requiere mucho amor. De cada 10 personas hay 7 con su salud emocional afectada esto dificultad aún más el ser compasivo. Ya que tal vez el otro este peor que tu, pero ni dice nada, para aparentar ser el fuerte.

«Y cómo siempre bromeó en mis charla, nuestro cerebro no descansa en la mesita de noche.»

Son alarmantes las cifras de nuestras emociones, primero porque compartimos una cultura que no le gustan tocar, ni exponer temas tabúes. Segundo dicen por ahí que los pañitos sucios se lavan en casa. Y el dicho que nos ha hecho reventar: es que son changuerias.  Bueno la verdad que no es una changuería tener un episodio de ataque de pánico, ni sentir que las paredes se te caen encima o pensar que nunca podrás abrazar a nadie. Tampoco una persona que padece de estas condiciones son personas débiles, en sí son más fuertes de lo que muchos puedan imaginar.

¿Por qué planteó que la empatía no es un sinónimo de ser buena gente? Una anécdota con un turista en mis vacaciones de Navidad 2019: «Él me decía todo el mundo aquí es tan friendly o sea buena gente, pero no comprendo ¿por qué usted siendo de aquí (Puerto Rico) no está compartiendo con su familia en Navidad? Yo le dije sin pelos en la lengua, sí de verdad los conocieras vería que no somos tan buena gente».

Sencillo porque es difícil sobrepasar nuestras diferencias, nos gusta chismiar hasta destruir su reputación y todos tan solidarios compartiendo y dando su opinión. Lo más cruel es que todo empieza desde la casa. Y las fiestas familiares son el primer lugar que nos explotan. Y para ser aceptado tienes que fastidiarte y hacer buche (o sea: que no llores frente a nadie) aunque luego explotes. Así realmente es el Boricua y eso no es de gente que sea empático o tenga realmente compasión por el prójimo más cercano. Por ejemplo en estos meses he conocido gente que tienen por lema «después que no se metan conmigo yo soy tranquilita» o este otro «yo te ayudo sí me sobra, sino…». Ambas formas de ver la vida no es de alguien que sienta empatía o mucho menos respeto por sí mismos. Son chéveres al compartir de lo que sobra, pero sí uno le pide algo: boom ya te montan cara.

¡Mire amigo lector la salud mental, es una recuperación que se hace en comunidad! Sí una persona no logra su estabilidad emocional, va verse afectado: la economía, relaciones interpersonales y laborales, su aspecto físico e higiene, sobre todo su estima. Sí en adición a tener que lidiar con su salud de por sí fracturada, la persona tiene que ser asertivo en un ambiente altamente tóxico o sea llenos de chismes, falsos testimonios, envidia y que le pongan la pierna pa’ hacerlo caer todo el tiempo.

Esa persona en definitivo que va a tener muchas recaídas emocionales y en cada una la persona afectada, sale más débil. Así que sí usted conoce de alguien que está pasando por una situación difícil seamos justos con estos pacientes y demosle la mano no una ó 10 veces, sino todas las veces que sea necesario para verlo brillar. También es justo que esa persona ponga de su parte tanto en el tratamiento farmacológico, terapéutico como social.

Ahora que estamos en un lockdown es cuando más nosotros nos necesitamos, sobre todo dar ese abrazo. No hay que predicar ni sermonearle sólo en silencio abrazar a alguien. Tienes miedo por enfermarte, un texto con una pregunta sencilla: ¿cómo estás? ¿Quieres hablar? ¿Qué has hecho?

Sí ves que tu amigo/hermana/familiar/colega o compañeros contestan con monosílabos y sin ganas. Sabes no esperes más y llámalo sí de verdad conoces a la persona, sólo con escuchar su voz vas a saber sí está bien o no. En ese momento no es para darle el discurso de media humanidad está en el mismo bote. Porque tal vez tu no sabes pero a veces estas persona se sienten así hace mucho más tiempo. Segundo sí ya su economía está en el piso NO le diga que TODO EL MUNDO ESTÁ EN EL MISMO BOTE. Sencillo los niños de África no comen en mi mesa y probablemente esa persona llevé más de lo que te imaginas peleando por llevar un plato de salchichas a su casa todos los días. Sí por el contrario ves a una persona gorda y padece de salud mental (BIG NO!!!) NO le digas tu siempre comiendo dulces así nunca vas a rebajar. Ponte por 1 ó 2 minutos en los zapatos de esa persona.

«Recuerdo una vez que regalaron un paquete de Hersheys en mi iglesia y esa fue mi comida de toda una semana. Tuve que decidir entre pagar los medicamentos o la compra. Seamos menos buena gente y tengamos más empatía.»


©Kathia Alsina – Mentor Creativa, Autora #2020levantateyresplandece

Prevención del Suicidio

Una y otra vez, noche tras noche sufres en silencio. A gritos silenciosos pides tregua, que alguien te socorra o mejor dicho que alguien pare esta agonía. Sí agonía en la que vives noche y día sin poder desahogarte porque tu familia piensa que eres blandita o un mamas boy porque NO puedes manejar tus emociones. O peor aún no eres suficiente macho pa aguantar la bebelata como un marcharán de verdad. Tu familia, hermanos, primos, tíos y cercanos se mofan a tus espaldas. Te tratan cómo sí de verdad no estuvieras ninguna necesidad. Cuando te quejas con alguien fuera de tu círculo familiar, te dicen nene ya estas grandecito para eso. O nena pasa la página. Pues este post va dirigido a todas las familias que aún están a tiempo de salvar a su familiar en peligro de suicidio o tu amigo que sufre silenciosamente por aparentar ser «lo suficiente» en esta sociedad.

He escuchado tantas veces en velorios, grupos de apoyo y hospitales hombres y mujeres lamentarse por que simplemente no se dieron cuenta que su amor, su nene o nena se fueron apagando cada vez un poquito más hasta que, explotaron. No vieron una salida viable a ser «lo suficientes» para ese padre, madre, herman@, tío o abuela así que con mucho dolor ellos decidieron quitarles el problema de sus hombros abandonando las ganas de vivir. La queja de ellos cuando las cosas ya son demasiado tarde es: sí solo me hubiera dicho, yo lo hubiera escuchado o sí el/ella supiera que lo amo demasiado y no sé cómo podré echar pa’ lante sin ellos. Lo más cruel muchas veces es que tu mejor amigo, novio, hijx, sobrinos, primos o hermanos se cansaron de tus comentarios cínicos o chismes familiares sobre su inestibilidad mental, causada en muchas ocasiones por la desinformación de las condiciones de salud mental. Puedes entender un cáncer, asma, autismo pero no una depresión, ataques de pánico o ansiedad, ptsd. Muchas veces las personas que lidian con todo esto, lo más que desean es no lastimar a nadie, pero por más que lo intenta no puede. Es igual aquél paciente que tiene el costerol alto por mejor que se comporte con sus citas médicas, tratamiento y el extra un día no pudo más y termino fatal en el hospital, nadie va a decirle que es que no tiene fe o peor aún que no se sabe controlar. Su mecanismo está defectuoso y sólo es eso. Así es el cerebro a veces no funciona como uno quisiera pero bueno, es mas difícil cuando otros te ponen mas presión encima, por mejor que te estes esforzando. Nadie ve tu esfuerzo y entonces uno se desploma. Y peor es cuando todos se burlan en vez de estrecharte la mano y ayudarte a pasar esto. Querido lector este mes logré mirar a su familiar a sus ojos, comparta con ellos integrándose en su forma de pasarlo bien y no a su manera. Sí conoces un poquito más a tu ser amado, seguramente cuando veas que tu persona especial no puede más, corre abrazalo y quedato con ell@ hasta que logré calmarse. Este no es el momento de hablar, aconsejar ni dar sermones o orar por ellos, es el momento en que Dios te va usar como sus oídos. Es hora de escuchar y abrazar. Tu familiar te lo agradecerá.

©Kathia Alsina – Mentor Creativo, Autora, Conferenciate

Ansiedad

«Manos sudorosas, pesadez al respir\nar, parece que el mundo se te quiere caer encima, te molestas por casi cualquier cosa y gritas, esperando que alguien en sí te comprenda. Llorando y temblando lo único que pides es que alguien te abrace y te diga, shh tranquilo, todo esta bien, estás aquí con mamá o papá…» Sí te suena familiar esta escena, y la has visto en tus estudiantes, amigos o familiares o experimentando: es un ataque de ansiedad.

¿Qué puedes hacer para que tu ser amado se sienta cómodo?


Primero déjame explicarte la ansiedad es una emoción regular de cualquier persona. Segundo es necesaria para nuestra supervivencia, así que experimentarla no es «de locos, ni gente rara». Sin la ansiedad en medio de una selva, lamento decirte que serás el almuerzo de otro más fuerte y feroz que tu. Ahora hablando en serio, puede que algunas personas sientan más ansiedad de lo normal, en especial en estos días que ha estado ocurriendo, también puede ser un síntoma de alguna enfermedad y/o un diagnóstico. Incluso todas las mujeres en su ciclo menstrual es usual que la sientan, se siente cómo si estuvieran abrumada, irritada y hasta explota por lo más insignificante.

¡Gànale a la ansiedad!

Algunas de las técnicas más fáciles es tomar una respiración profunda por la nariz y botar lentamente por la boca, puedes hacerlo 3 a 4 veces y luego sigues respirando normal. Esto hará que tu cerebro se oxigene, por el bombeo de sangre gracias a tus pulmones, cuando llega sangre a tu cerebro te sientes mejor. Algo que casi nadie te dice es que la ansiedad es una energía muy pesada que necesita ser liberada, así que lo mejor es cambiar el enfoque y emplearlo en un juego que te saqué 100% de ese estado con pensamientos repetitivos. Sí ves a una persona en medio de un ataque como el que describí al principio, ofrécele un vaso de agua frío y luego invítalo a jugar por ejemplo artimaña® o «stop literario©» , una ronda con cualquier de los juegos* en automático las personas cambian su enfoque, el juego los relaja y tercero toda la energía que estaba presa en su mente, es liberada, además reutilizada en pensamientos creativos y estratégicos.

Pero sí no puedes jugar por que estas en medio de una clase, una conferencia y/o un examen, es bueno la técnica creativa del puntillismo, uno de mis alumnos me comentó: «ay Kelaiah, esto de poner puntitos me relaja.» Lo bueno es que le puedes dejar una bella creación al profe o maestro en el examen, hecha de puntitos y esto ayuda a canalizar tus pensamientos, te enfocas en poner puntitos uno al lado de otro y tercero, luego de unos minutos ni te acuerdas por que estabas preocupado. Otra técnica igual de efectiva es tomar un papel en blanco, sin líneas, y escoger 4 marcadores de colores brillantes y alegres. Pueden ser que te gusten mucho, y empiezas haciendo un trazo de una línea a pulso lo más recta posible, como del largo de tu dedo índice. Luego tomas otro de los colores y haces otra línea justo al lado, así sucesivamente, hasta que vayas llenando todo el papel. Al final tienes una obra de arte y lo mejor es que recibes comentarios positivos, pero aquí entre nos, sabemos que fue una solución sencilla para vencer el estrés/ansiedad.

¿Cuéntame que otras técnicas de han funcionado? Este próximo sábado estaré compartiendo con la iniciativa de Embelequeando Juntos a las 2:00PM en el Parque Julia de Burgos, tendré libros y bookmarks a la venta. También el domingo 17 marzo estaré en Expo Baby durante el todo el día en el Centro de Convenciones Pedro Rosselló. Además estaré el 6 de abril ofreciendo el taller Crea Cuentos con tus hijos que tiene una tarifa especial hasta 17 marzo $72.00, info aquí. 787-610-5433

*Juegos artimaña y stop literario son algunos de los juegos que aprendes durante mi taller Crea Cuentos con tus hijos.
©Kathia Alsina – Autora, Mentora Creativa
Kelaiah Warriors: El secreto de la semilla
Talleres Transfórmate Creando©
http://www.kelaiahwarriors.com
Síguenos en Facebook/Instagram @kelaiahwarriors

Regalaté lo mismo que les das a otros. 

En los días que uno esta en baja… Aprendí a bajar mis expectativas, a no escuchar las críticas sin fundamento y sobre todo a tener ternura conmigo misma. ¿Has oído por ahí: nadie puede dar lo que no tiene? Pues es justamente eso; el día que estas en baja se necesita aplicar lo que enseñamos a otros. 

Soy una persona exitosa, aún las personas que somos altamente exigentes con nosotros mismos tenemos nuestros días que no podemos más. Y esos días son necesarios para ponernos en perspectiva de quien realmente soy y hacia dónde me dirijo. Ese día observo mis pensamientos sin emitir juicio, no actuó según lo que pasa por mi mente y cuando llamo a alguien por lo general es alguien de confianza que va a entender mi situación. En estos días tienes que aprender a tener amigos que no emitan juicios ni que te presionen con preguntas absurdas sobre tu futuro ni en especial sobre tus miedos. Lo importante de estos días es saber que no son eternos. Y que no se va acabar el mundo sí no lograste seguir tus planes según estaba delineado. 

El éxito y la prosperidad tienen que ver con cuan agradecido eres con las circunstancias que atraviesas a diario. El éxito es tener una vida sana, saludable (no tiene que ver con tu físico 100%) y feliz. La prosperidad tiene que ver con tu vida espiritual y el agradecimiento. La prosperidad no es sinónimo de dinero. Es aprender a ver la abundancia que cada cual tiene en el momento que lo necesita. 

El día que estás en baja hazte estas preguntas y sé sincero al contestarte:

  1. ¿Estoy agradecida por lo qué está ocurriendo en mi vida? 
  2. Menciona que hiciste diferente este mes, está semana o ayer. Lo disfrutaste mientras lo hacías, describe tu experiencia. Comparte en las redes tu experiencia. 
  3. Ve frente al espejo y empieza a reírte de ti mismo. Te puedes poner creativo y hacerte un foto-shooting. 
  4. ¿Te casarías contigo mismo y te dirías te amo hoy? Sí la respuesta es no… Escribe 100 cosas que te hacen feliz y haz una de ellas. 
  5. Recuerda y escribelo en tu espejo del baño: Soy Feliz, Soy exitoso, me amo, me perdonó y soy mi mejor amigo. 

Los días en bajas son necesarios para tener armonía en nuestra vida. Abrazalos con la misma energía con que abrazas tus días alegres. 

©Kathia Alsina – Autora – Mentor Creativo Kelaiah Warriors: El secreto de la semilla. Sigueme en Facebook/Instagram como @kelaiahwarriors