Historia 4 – Melodía Nocturna

Aianna en la vida real, profundamente dormida.

Yo duermo cerca de doce horas diarias para recargar baterías. Mientras descanso, limpio la casa de malas energías. Mamá es diurna, se levanta temprano en la mañana. Yo en cambio, soy nocturna, a las nueve de la noche bostezo y me estiró toda para iniciar mis rutinas. Lo primero que hago es asomarme por la ventana que da al patio para observar la noche. Mamá sabe que me fascina mirar por las ventanas, así es que puso su biblioteca cerca de una. En su biblioteca puso las enciclopedias, los diccionarios, los libros de referencias que eran de Belito y unos libros de cuentos. Yo me voy a la biblioteca y me siento sobre un estante, un largo rato, a oír la noche.

El campo, en donde vivimos, me permite escuchar a los murciélagos, a los grillos, y en ocasiones a los coquíes y a las ratas que corren por el tendido eléctrico. Desde la ventana de la biblioteca observo que esta noche hay luna llena. Está hermosa y tiene muchos colores a su alrededor. 

Hace unos días, mientras Mamá terminaba de fregar y vio que me desperté y me saludó.

‒‒ ¡Buenos días, Aianna! ¿Dormiste bien? 

Yo la miré a los ojos con alegría. En eso, se oyeron unas detonaciones. Me asusté y miré nuevamente por la ventana buscando lo que provocó las detonaciones. Mamá también se acercó a mirar. A lo lejos, se vieron unas luces brillantes que caían desde el cielo. Ella me acarició y me susurró: ‒‒tranquila, son fuegos artificiales. 

La volví a mirar a los ojos y ella, mientras me acariciaba, me susurró:  

‒‒recuerda Aianna, Dios tiene un domo protector invisible sobre nosotras. Él siempre nos va a cuidar. 

Historia 4: Melodía Nocturna pintura en acuarelas por Kathia Alsina.

Mamá me había explicado que Dios vive en las nubes, en el mar y en el sol. Lo que ella no sabe es que yo puedo ver a Dios. Se refleja en forma de luz color violeta. Es una luz que está cerca de mamá todo el tiempo. Mi mamá tiene razón. Dios nos cuida todo el tiempo. Esa noche no salimos del apartamento, así es que mamá me puso el agua, me abrió la puerta del “litter” y me sirvió comida. Luego, nos fuimos al dormitorio y como yo seguía nerviosa por las detonaciones, mamá cerró todas las ventanas. Ambas nos metimos bajo las cobijas y ella me abrazó. ¡Gracias, mamá!

Dios nos protege, se ve en una luz violeta cerca de mamá — Aianna

#aiannathecat #kathiaalsina

Las historias de Aianna por Kathia Alsina©

Se publican todos los miércoles a las 3pm en esté blog. ¡Suscríbete para que seas el primero en leerlas! Lectura ideal para niños de 6 años en adelante. También los padres pueden leerla a niños más pequeños.  Cuento e ilustraciones por Kathia Alsina Miranda. Edición del texto por Dra. Carmen Minerva Ramos

Historia 1: Aianna Investiga

– ¿Mamá que haces? -pregunto la gata.  Aianna, estoy poniendo el nacimiento, mañana es el día de Reyes. ¿Sabías que Belita ponía el árbol de Navidad todos los años? Mientras tanto, tú y tu «biomá» se la pasaban tirando al caballo del pesebre. – Le narró mamá. 

– ¡Ay, mamá! Eso no es justo. Lo hacíamos porque siempre nos han negado un lugar de honor en el pesebre. Ponen hasta cerdos y caballos en los pesebres y a nosotros, los gatitos inofensivos, nos niegan nuestra participación. 

¿Tú sabías que ya los gatos éramos más amigos de las personas que los perros? – Siguió argumentando la gata.  Déjate de cuentos, que ustedes los gatos se la pasan buscando colarse en todos los lugares. – Replicó Mamá. 

– No mamá, en mi ADN está la historia completa de mis ancestros.  ¡Aianna! Basta de plática y hazme el favor de guardar silencio que yo necesito concentrarme y poner el pesebre antes de que anochezca. – Le dijo Mamá bien seria y firme. 

Sigue leyendo «Historia 1: Aianna Investiga»

Me atreví a soñar

Cuando decidí lanzarme por mi sueño 4 familias creyeron en el proyecto y los resultados han sido extraordinario. Ser agradecidos en el proceso es lo que nos llevó a celebrar la victoria y unión familiar; fruto de tomar decisiones arriesgadas y valientes. Disfruten la lectura de uno de los cuentos ganadores.

Adam el aventurero

Arte inspirado en la historia Adam el aventurero. ©KAM

Adam era un niño que podía volar. En uno de sus vuelos al desierto perdió el camino de regreso a su casa. Mientras buscaba el camino de vuelta a su hogar. Se encontró con una pirámides mágicas. Quería entrar a las pirámides, mas él sabía que no iba a ser fácil. El lugar estaba lleno de trampas aún entrando se encontró con una niña misteriosa y le pidió ayuda para volver a su casa. Ella lo invitó a seguir adelante y le dijo que encontraría el camino más tenía que ser muy valiente.

Adam se sentía triste, sólo, asustado y perdido, pero se armó de valentía y siguió adelante. Encontró una llave dorada que parecía ser la llave de una puerta… Adam estaba cansado, pensó que al final no encontraría nada y fue en ese momento que se encontró con dos puertas. Pero sólo podía elegir abrir una de las puertas. Tenía que tomar una decisión. Una de las puertas lo llevaría devuelta a su casa y la otra a un mundo desconocido y lleno de aventuras. Adam amaba la aventura así que decidió ir por ese camino aunque extrañaría a su familia. Decidió ser valiente y seguir sus sueños. Abrió la puerta y para su sorpresa se encontró nuevamente con la niña. Ella lo felicitó por ser valiente y seguir sus sueños y lo premió llevando a su familia a ese nuevo mundo dónde todos pudieron estar juntos de nuevo.

Fín

Autores

Momentos de pura energía creativa entre TODOS

Ricardo, Anayalee, Josier, Ryan y sus padres Ricardo y Erika; cuento creado en Taller Crea cuentos con tus hijos (junio 2018) – Mentor Creativa Kathia Alsina

Cuando te atreves a soñar, cosas mágicas ocurren. Este año 2018 ha sido un año de largos retos, alegrías, sorpresas y sobre todo agradecimiento. Hace un año NO imaginábamos el destino que nos deparaba como comunidad luego de susodicho huracán.

Kathia Alsina – Mentor Creativo, Autora: Kelaiah Warriors: El secreto de la semilla Taller Crea Cuentos con tus hijos Info 7876105433

Adiós… Kelaiah zarpa

Sí fuera tan fácil decir adiós…

 En primer lugar no hubiéramos existido, ni el afecto sería tierno. Lo más difícil de seguir adelante: es partir, seguir hacía delante como si nada hubiera ocurrido. Es como si el capítulo anterior simplemente fue una estrella fugaz que no dejó huella en el firmamento, simplemente no existió nada, nadie ningún personaje fue. Sería fácil decir adios, sí fuera realidad no tener que recordar tus abrazos tiernos, tu mirada de seguridad, tus palabras suaves llenas de sabiduría. Sería fácil continuar, sí tan sólo al cerrar mis ojos la oscuridad no me reclamará tus suaves dedos entonar melodías que me arrancan mi ser. Sería fácil decir adios, sí pudiera volverme a encontrar una persona tan decidida y valiente como tu.

  ¡Para todos es fácil, decirme sigue adelante! Decirme: estas ofuscada, para de sufrir, no derrames mas lágrimas, no vengas con la letanía de nuevo. Ahora te digo sería fácil decir adiós, sí en primer lugar yo no hubiera firmado un contrato en blanco. Sí Dios hubiese estado orgulloso de mi; fuera fácil sí en vez de hacer a los demás felices yo hubiera elegido por mi primero que a los demás. El amor sólo es una ilusión como amé al dios equivocado ahora se me es imposible saber sí es verdad lo que ocurre o es una ilusión de verano.

  Allí nadie me abrazó, nadie me dijo palabras suaves y me levantó el ánimo cuando estuve deshecha en el suelo. Más bien se alegraron de mi desgracia, apostaron a que jamás me levantaria y que nunca volvería a sonreír en una tarde de verano. Pero esta vez me levanté, tu voz se abrió pasó entre la multitud y calaste hasta lo más oscuro de mi alma. Tu dulce canto fue sanando cada pedazo de mi alma abatida, cada vez le pedía a Dios déjame esta vez, ser la guerrera que me has pedido ser. Desde lo mas profundo de mi quebranto fuiste tu quien se dejó usar y fui sanando lentamente hasta que logré ponerme en pie firme ante la fortaleza de mi Rey.

  Fuera fácil pasar la página sí sólo con un toque mágico todo hubiera quedado en el pasado. Pero mi redención fue una danza entre guerreras de un mismo estelar. No puedo irme sin despedirme aún sea llorando a luz de la luna negra. Déjame derramar mi último adiós, en amor eterno por tal bondad de acto. Te amo mi guerrera canta del alba – de tu guerrera corazón limpio. 

2 agosto 2016 – Kelaiah se despide mientras deja las ilusiones de verano. Zarpa a su nueva conquista… Ama a sus guerreros pero es hora de ir rescatar a sus compañeros extraviados. Llorando se limpia su rostro contra el viento que seca y pone brillo cara a su nueva aventura, mar adentro. 

©Kathia Alsina 2017. #kelaiahwarriors #descubretupoder