Cosas Buenas… Le pasa a la gente buena

El dicho o mejor dicho la queja es: ¿por qué a la gente buena le ocurren cosas malas? Pero que tal sí declaramos y contamos nuestras bendiciones. Les cuento soy la autora de varios libros para niños. Decidí que las cosas buenas me pasarían eso significó aprender a dejar lo seguro y aparentemente estable por algo que sólo parecía un sueño. Así comencé a conocer las bendiciones y muchas personas de un gran corazón que me han ido ayudando durante el camino.

Les cuento NO todo fue fácil, más bien a cada logro mas exigencias aparecían en el camino. Más a mi, me emocionaba ver esos aparentes «no» como una gran aventura o un «boot camp» en el cuál alguien me apuntó sin mi consentimiento; pero me iba ayudar a llegar a la meta que yo tenía establecida. Ninguna de las profesiones que he ejercido las he ido a estudiar, mas bien eran mis pasatiempos los cuáles me fui formando cada vez con más entusiasmo y gracias a Dios que me dio más neuronas que a mucha gente y una mente fotográfica le empecé a sacar partido para ayudar a muchos a mi paso. No es fácil explicar que los niños genios, en sí crecen y se convierten en personas adultas con intereses tan variados que a la persona con IQ promedio no le dan nada de ganas de ni leer, parece muy terrible o confuso el solo hecho de que le hablen del tema. Así fue que empecé con una metodología en neurociencias y el proceso creativo que le llamé Transfórmate Creando© y que he tenido la oportunidad de ayudar a miles de personas mediante talleres, presentaciones, labor comunitaria y la serie de libros para niños Kelaiah Warriors©.

¿Por qué me pasan cosas buenas? Pues hace una semana me di una caída fatal, pero dos personas me ayudaron. Alguien mientras caminaba bajo un fuerte sol me dice: «¡te debo una sombrilla!». Me quedé asombrada, al preguntarle por qué??? Me dijo quién él fue quien me ayudó a levantarme y así le estreché la manos, agredecidamente. Gente que le pedí una dirección al rato me dicen: «¿hey llegaste bien?» Yo le sonreí diciendo gracias. Cuando llamé al banco Popular por un inconveniente me terminaron dando 5 días de gracia en vez de cobrarme un recargo diario.

Estaba dispuesta a pagar la penalidad de Claro por suspender un servicio y el empleado me dijo, fíjate te puedo ayudar suspendiendo tu cuenta hasta la fecha en que vencé tu contrato. Hay muchas cosas buenas que me pasan… Tal vez sean pequeñas cosas pero es así como se pinta la vida…

Mi computadora se dañó full hace dos dias. Dando gloria a Dios le dije: GRACIAS POR QUE ME DEJASTE PUBLICAR MI ÚLTIMO LIBRO. (MacBook Pro 2012)

Hoy decidí sonreír a la vida y ver los pequeños detalles como milagros, dar gracias en cada pisada que doy con el sol azotando mi cara, porque sólo los vivos sudamos. Y mientras hay vida hay oportunidades para volver a comenzar.

Fit «fit everything» solía bromear entre las personas que me donaban cosas mientras el huracán María. No he llegado a Ponce y al área sur porque mi gran compañero de aventuras llegó a su final. A veces no sabemos por lo que otros pasan, rápido nos entregamos a la murmuración. Este gran auto recorrió todos los recovecos que Puerto Rico pueda tener, ayudó a turistas a llegar a su destino, fue testigo de muchas sonrisas en medio del caos y tiene tantas anécdotas que es imposible poder contarlas todos. Fue un guerrero alegre, de buen corazón y muy espiritual en la causa, su conductora siempre tenía que decidir entre ayudar a alguien o echar gasolina, así fue su fuerza. Puedo quejarme pero decido enseñar a otros a sonreír, ver oportunidades que a veces no ven por ellos mismos, brillar por ellos sólos y aún más aprender a ponerse en la posición de otros para que sean ellos unos héroes anónimos. Así somos!!!

La vida me tiró con muchas emociones, yo las transformé en personajes y cuentos que ayudan a niños y sus familias a brillar. Y tú, ¿qué estás haciendo?


©Kathia Alsina es autora, mentor creativo. Próximos talleres 1 de febrero en Café D’Luna- Autopublica 7876105433. 1 de febrero en Leamos Por Siempre presentación libro Tanamá: Puente Arco Iris

Conectemos con nuestro Mundo


Que bueno fue conectar conmigo en este año. Espero que disfrutes está reflexión por mi voz… Una hecha desde el ❤. Parte de lo que pude conectar mi yo superior y con el universo que somos todos nosotros. Conocer lo que la creación ES, ser aceptada tal cual soy.

Del agradecimiento a un libro

Todo empezó en el 2018, no, mejor dicho continuó. Esa mañana en una meditación guiada me encontré con mi niña interior, luego que entré por el tronco de un pino y me enfrente a mis miedos más poderosos. Cuando me tenía que ir del bosque no quería dejar a mi niña de nuevo. Así fue como el año 2018 me fue preparando para la mejor aventura de mi vida y no fue ir al río Tanamá, ni bucear o hacer queso añejado. No todos esos fuerom mi regalo por mantenerme en la aventura de mi auto descubrimiento.

El río Tanamá fue una aventura de total reconexión con Gaia, fue vencer mis miedos más poderosos y disfrutar en plena conciencia del regalo de la Creación.

Mimi tenía razón era mucho más de lo que imaginé, lo que ella no sabía era el trato que el dueño del bosque tuvo conmigo durante los últimos 5 años.

Disfruté la jornada de enseñanza ese día en el río, sobre todo al subir por las montañas y escalar me enseñaron dos cosas: que mi sueño era gigante y segundo que Dios ya tenía todo listo para sorprenderme. Así con este galardón me lancé a vivir la mejor aventura de mi vida. Qué estaba por llegar!!! Luego del equinoccio de septiembre 2018, llegué al hogar CASA en Aguas Buenas y ahí comenzó mi verdadera aventura.


  • ¡Qué mi sueño era gigante!!!
    • ¡Dios ya tenía todo listo para sorprenderme!

Allí conocí a los niños que cautivaron mi corazón, entendí su dolor pero sobre todo entendí que ellos eran esos guerreros que todos los adultos soñamos con ser, pero a veces pensamos que es un cuento de hadas. Aquéllos varones me llenaron de abrazos, miradas y sobre todo energía. Ellos soñaban con jugar, jugar y seguir jugando. Allí conocí a Glenda, Blanquita y Sonia, está puerta fue abierta por Dios; comprendí que esa era la aventura por la cual me había hecho guerrera, así nació la Academia de Guerreros Kelaiah©. Durante el receso navideño (2018) y el verano del 2019 pude graduar a 23 varones entre las edades de 5 a 11 años. Ellos me enseñaron la necesidad de mirarme como niña y la necesidad que tengo de cuidar, guiar y educar a ese niño que habita dentro de nosotros.

CASA fue el portal para lo que es Tanamá: Puente Arco Iris mi nuevo libro. Salir en enero 2019 sin una agenda programada y darme el espacio para escuchar mi voz interior, conectar y auto sanar esas heridas y ciclos dejados en el tintero fue lo que abrió pasó a este año.

Escena del libro Tanamá: Puente Arco Iris

Un manuscrito, miedos aún no resueltos… Soltar 100% – entiendes 100 POR CIENTO EL CONTROL… De verdad que eso fue lo que ocurrió entre enero y abril (2019). Esta vez no dibujé está vez fui construyendo cada escena y armando una plaza dónde la acción dramática del cuento transcurre.

Recordé cuando tenía como 4 ó 5 añitos y mami me enseñó a jugar con barro que había en la marquesina de mi casa. ¡Cómo a esas edad ya yo estaba conciente de mis miedos absurdos contra los gusanos! Rememoré las fiestas familiares, los tiempos de juegos entre mis hermanos y mi papá.

Construyendo el árbol fui conectando con mis antepasados y sobre todo con las coincidencias que nos lleva a un paisaje de absoluta verdad y amor.


S-O-L-T-A-R – el – C – O – N – T – R – O – L ~ es agradecer en todo tiempo ~ T – O – D – O.


Del mismo entusiasmo y largas jornadas creativas no me percaté del cansancio extremo y sufrí las consecuencias. Me di permiso a experimentar la frustración, S-O-L-T-A-R el C – O – N – T – R – O – L. Descansar sobre todo a no sentirme mal por descansar. Eso ocurrió a través de la práctica del agradecimiento; tomar el tiempo y la energía para agradecer, reconectar con mi Fuente y darme espacio para amarme desde mi deseo más íntimo… Significó poder ver la luz de la justicia en mi proceso, tener la certeza de la paz mental pero sobre todo tener la humildad para pedir perdón por no cumplir con las expectativas del ego.

Tanamá fue un regalo de Dios por mi trabajo personal de transformación. ¡El puente arco iris fue la mejor aventura que he vivido hasta el día de hoy! Doy gracias a esos 23 niñitos que muchos ya tienen una familia agradecida por tenerlos como sus hijos y otros están deseosos de abrazar unos brazos dispuestos a seguir iluminando su caminar.

©Kathia Alsina – Autora, Mentora Creativa. Ya está disponible el libro de Tanamá: Puente Arco Iris en Amazon. Pendientes a mis redes sociales para mas detalles del Book Tour.

Prevención del Suicidio

Una y otra vez, noche tras noche sufres en silencio. A gritos silenciosos pides tregua, que alguien te socorra o mejor dicho que alguien pare esta agonía. Sí agonía en la que vives noche y día sin poder desahogarte porque tu familia piensa que eres blandita o un mamas boy porque NO puedes manejar tus emociones. O peor aún no eres suficiente macho pa aguantar la bebelata como un marcharán de verdad. Tu familia, hermanos, primos, tíos y cercanos se mofan a tus espaldas. Te tratan cómo sí de verdad no estuvieras ninguna necesidad. Cuando te quejas con alguien fuera de tu círculo familiar, te dicen nene ya estas grandecito para eso. O nena pasa la página. Pues este post va dirigido a todas las familias que aún están a tiempo de salvar a su familiar en peligro de suicidio o tu amigo que sufre silenciosamente por aparentar ser «lo suficiente» en esta sociedad.

He escuchado tantas veces en velorios, grupos de apoyo y hospitales hombres y mujeres lamentarse por que simplemente no se dieron cuenta que su amor, su nene o nena se fueron apagando cada vez un poquito más hasta que, explotaron. No vieron una salida viable a ser «lo suficientes» para ese padre, madre, herman@, tío o abuela así que con mucho dolor ellos decidieron quitarles el problema de sus hombros abandonando las ganas de vivir. La queja de ellos cuando las cosas ya son demasiado tarde es: sí solo me hubiera dicho, yo lo hubiera escuchado o sí el/ella supiera que lo amo demasiado y no sé cómo podré echar pa’ lante sin ellos. Lo más cruel muchas veces es que tu mejor amigo, novio, hijx, sobrinos, primos o hermanos se cansaron de tus comentarios cínicos o chismes familiares sobre su inestibilidad mental, causada en muchas ocasiones por la desinformación de las condiciones de salud mental. Puedes entender un cáncer, asma, autismo pero no una depresión, ataques de pánico o ansiedad, ptsd. Muchas veces las personas que lidian con todo esto, lo más que desean es no lastimar a nadie, pero por más que lo intenta no puede. Es igual aquél paciente que tiene el costerol alto por mejor que se comporte con sus citas médicas, tratamiento y el extra un día no pudo más y termino fatal en el hospital, nadie va a decirle que es que no tiene fe o peor aún que no se sabe controlar. Su mecanismo está defectuoso y sólo es eso. Así es el cerebro a veces no funciona como uno quisiera pero bueno, es mas difícil cuando otros te ponen mas presión encima, por mejor que te estes esforzando. Nadie ve tu esfuerzo y entonces uno se desploma. Y peor es cuando todos se burlan en vez de estrecharte la mano y ayudarte a pasar esto. Querido lector este mes logré mirar a su familiar a sus ojos, comparta con ellos integrándose en su forma de pasarlo bien y no a su manera. Sí conoces un poquito más a tu ser amado, seguramente cuando veas que tu persona especial no puede más, corre abrazalo y quedato con ell@ hasta que logré calmarse. Este no es el momento de hablar, aconsejar ni dar sermones o orar por ellos, es el momento en que Dios te va usar como sus oídos. Es hora de escuchar y abrazar. Tu familiar te lo agradecerá.

©Kathia Alsina – Mentor Creativo, Autora, Conferenciate