Del agradecimiento a un libro

Todo empezó en el 2018, no, mejor dicho continuó. Esa mañana en una meditación guiada me encontré con mi niña interior, luego que entré por el tronco de un pino y me enfrente a mis miedos más poderosos. Cuando me tenía que ir del bosque no quería dejar a mi niña de nuevo. Así fue como el año 2018 me fue preparando para la mejor aventura de mi vida y no fue ir al río Tanamá, ni bucear o hacer queso añejado. No todos esos fuerom mi regalo por mantenerme en la aventura de mi auto descubrimiento.

El río Tanamá fue una aventura de total reconexión con Gaia, fue vencer mis miedos más poderosos y disfrutar en plena conciencia del regalo de la Creación.

Mimi tenía razón era mucho más de lo que imaginé, lo que ella no sabía era el trato que el dueño del bosque tuvo conmigo durante los últimos 5 años.

Disfruté la jornada de enseñanza ese día en el río, sobre todo al subir por las montañas y escalar me enseñaron dos cosas: que mi sueño era gigante y segundo que Dios ya tenía todo listo para sorprenderme. Así con este galardón me lancé a vivir la mejor aventura de mi vida. Qué estaba por llegar!!! Luego del equinoccio de septiembre 2018, llegué al hogar CASA en Aguas Buenas y ahí comenzó mi verdadera aventura.


  • ¡Qué mi sueño era gigante!!!
    • ¡Dios ya tenía todo listo para sorprenderme!

Allí conocí a los niños que cautivaron mi corazón, entendí su dolor pero sobre todo entendí que ellos eran esos guerreros que todos los adultos soñamos con ser, pero a veces pensamos que es un cuento de hadas. Aquéllos varones me llenaron de abrazos, miradas y sobre todo energía. Ellos soñaban con jugar, jugar y seguir jugando. Allí conocí a Glenda, Blanquita y Sonia, está puerta fue abierta por Dios; comprendí que esa era la aventura por la cual me había hecho guerrera, así nació la Academia de Guerreros Kelaiah©. Durante el receso navideño (2018) y el verano del 2019 pude graduar a 23 varones entre las edades de 5 a 11 años. Ellos me enseñaron la necesidad de mirarme como niña y la necesidad que tengo de cuidar, guiar y educar a ese niño que habita dentro de nosotros.

CASA fue el portal para lo que es Tanamá: Puente Arco Iris mi nuevo libro. Salir en enero 2019 sin una agenda programada y darme el espacio para escuchar mi voz interior, conectar y auto sanar esas heridas y ciclos dejados en el tintero fue lo que abrió pasó a este año.

Escena del libro Tanamá: Puente Arco Iris

Un manuscrito, miedos aún no resueltos… Soltar 100% – entiendes 100 POR CIENTO EL CONTROL… De verdad que eso fue lo que ocurrió entre enero y abril (2019). Esta vez no dibujé está vez fui construyendo cada escena y armando una plaza dónde la acción dramática del cuento transcurre.

Recordé cuando tenía como 4 ó 5 añitos y mami me enseñó a jugar con barro que había en la marquesina de mi casa. ¡Cómo a esas edad ya yo estaba conciente de mis miedos absurdos contra los gusanos! Rememoré las fiestas familiares, los tiempos de juegos entre mis hermanos y mi papá.

Construyendo el árbol fui conectando con mis antepasados y sobre todo con las coincidencias que nos lleva a un paisaje de absoluta verdad y amor.


S-O-L-T-A-R – el – C – O – N – T – R – O – L ~ es agradecer en todo tiempo ~ T – O – D – O.


Del mismo entusiasmo y largas jornadas creativas no me percaté del cansancio extremo y sufrí las consecuencias. Me di permiso a experimentar la frustración, S-O-L-T-A-R el C – O – N – T – R – O – L. Descansar sobre todo a no sentirme mal por descansar. Eso ocurrió a través de la práctica del agradecimiento; tomar el tiempo y la energía para agradecer, reconectar con mi Fuente y darme espacio para amarme desde mi deseo más íntimo… Significó poder ver la luz de la justicia en mi proceso, tener la certeza de la paz mental pero sobre todo tener la humildad para pedir perdón por no cumplir con las expectativas del ego.

Tanamá fue un regalo de Dios por mi trabajo personal de transformación. ¡El puente arco iris fue la mejor aventura que he vivido hasta el día de hoy! Doy gracias a esos 23 niñitos que muchos ya tienen una familia agradecida por tenerlos como sus hijos y otros están deseosos de abrazar unos brazos dispuestos a seguir iluminando su caminar.

©Kathia Alsina – Autora, Mentora Creativa. Ya está disponible el libro de Tanamá: Puente Arco Iris en Amazon. Pendientes a mis redes sociales para mas detalles del Book Tour.

Me atreví a soñar

Cuando decidí lanzarme por mi sueño 4 familias creyeron en el proyecto y los resultados han sido extraordinario. Ser agradecidos en el proceso es lo que nos llevó a celebrar la victoria y unión familiar; fruto de tomar decisiones arriesgadas y valientes. Disfruten la lectura de uno de los cuentos ganadores.

Adam el aventurero

Arte inspirado en la historia Adam el aventurero. ©KAM

Adam era un niño que podía volar. En uno de sus vuelos al desierto perdió el camino de regreso a su casa. Mientras buscaba el camino de vuelta a su hogar. Se encontró con una pirámides mágicas. Quería entrar a las pirámides, mas él sabía que no iba a ser fácil. El lugar estaba lleno de trampas aún entrando se encontró con una niña misteriosa y le pidió ayuda para volver a su casa. Ella lo invitó a seguir adelante y le dijo que encontraría el camino más tenía que ser muy valiente.

Adam se sentía triste, sólo, asustado y perdido, pero se armó de valentía y siguió adelante. Encontró una llave dorada que parecía ser la llave de una puerta… Adam estaba cansado, pensó que al final no encontraría nada y fue en ese momento que se encontró con dos puertas. Pero sólo podía elegir abrir una de las puertas. Tenía que tomar una decisión. Una de las puertas lo llevaría devuelta a su casa y la otra a un mundo desconocido y lleno de aventuras. Adam amaba la aventura así que decidió ir por ese camino aunque extrañaría a su familia. Decidió ser valiente y seguir sus sueños. Abrió la puerta y para su sorpresa se encontró nuevamente con la niña. Ella lo felicitó por ser valiente y seguir sus sueños y lo premió llevando a su familia a ese nuevo mundo dónde todos pudieron estar juntos de nuevo.

Fín

Autores

Momentos de pura energía creativa entre TODOS

Ricardo, Anayalee, Josier, Ryan y sus padres Ricardo y Erika; cuento creado en Taller Crea cuentos con tus hijos (junio 2018) – Mentor Creativa Kathia Alsina

Cuando te atreves a soñar, cosas mágicas ocurren. Este año 2018 ha sido un año de largos retos, alegrías, sorpresas y sobre todo agradecimiento. Hace un año NO imaginábamos el destino que nos deparaba como comunidad luego de susodicho huracán.

Kathia Alsina – Mentor Creativo, Autora: Kelaiah Warriors: El secreto de la semilla Taller Crea Cuentos con tus hijos Info 7876105433

Agradecer: la clave hacia el ÉXITO

Soñé con ser reconocida, con que mi arte se conociera por todos los rincones del planeta, ser influencia para otros y que las personas sonrieran a mi encuentro.

Eso fue lo que soñé cuando me acomodaba en la litera en un refugio para indigentes en medio de una noche fría y lluviosa. Miraba a la luna, sabiendo que mi sueño aún era posible a pesar que mis circunstancias gritaban al unísono que yo estaba quebrada en medio de la nada. Me enfrenté a una kilométrica mesa llena de alimentos y gente extraña. Cuando alguien me pregunta: ¿eres nueva aquí? Temerosa, lo miré a sus ojos: , dije en voz entre cortada. Me replicó llevándose un trozo de pollo al bolsillo y un coffee cake al otro: lo que no te comas llévatelo en el bolsillo, porque después te da hambre y no tienes nada que comer. Ese día aprendí no sólo a sobrevivir en las calles de Los Angeles, sino también a ser agradecida con lo que tenía, porque tal vez en un rato ya no tenía nada. Esa temporada aprendí demasiadas cosas que no se aprenden en la universidad, ni tampoco en la escuela dominical.

Con el tiempo supe que fui bendecida y que no me faltó nada durante esa época, que algo o una fuerza mayor a mi, me protegió todo el tiempo. Y los veteranos callejeros vieron que yo sí tenía posibilidades de salir adelante, no se aprovecharon, mejor dicho me revelaron sus tácticas para salir adelante. Una fuerza increíble desde lo más profundo dentro de mi me sostuvo durante aquellas semanas sin aparente sentido. Regresé como la hija prodiga y el rabo entre las patas, con un derroche de dinero, deudas por doquier, sin estudios, con mi salud quebrada, mi corazón hecho pedazos y todavía con ganas de no darme por vencida ante mi sueño.

Luché, luché y luché; agradecí, agradecí y agradecí…

Me convertí en fotógrafa profesional mis fotos dan la vuelta al Mundo… Y un día mi pasatiempo de escritura creativa se convirtió en mi nueva aventura. Las cicatrices de aquella gran mesa, noches oscuras y ventiscas han sido el farol que uso, para que otros puedan ver su propio potencial.

¿Cuál fue mi arma secreta, para llegar a ser reconocida? Aprendí a dar gracias en TODO MOMENTO. Aunque mi fe se perdió y no quería saber de Dios, aquella noche un muchacho llamado Manuel me enseñó que mi vida no era lo que mi mente me permitía ver. Ese joven me enseñó el respeto por Dios y como ayudar al que está sentado junto a mi. Dios usó a Manuel y a muchos más, me enseñó que los religiosos solo ven cómo estoy vestida, mientras que los gobiernos solo nos ven como dólares y centavos una deuda externa… Pero Dios conocía mi dolor, frustración y sobre todo mi corazón. Él me dio vida, dones, y uso todo lo que parecía una total derrota para darme nuevas fuerzas y un cántico nuevo.

Agradeciendo volví a ver la belleza oculta en las circunstancias más adversas de la vida, a tener una relación de confianza con un Dios amoroso, a reconocer mi luz Crística y compartirla sin reservas. Así es que ayudo a los demás sin importar la edad, género o creencia, por que mi felicidad no depende de mis ingresos, ni de las circunstancias sociales en que se encuentre mi país, tampoco depende de gobiernos o las personas a mi alrededor; MI FELICIDAD es cuando mi Persona: Mente (pensamientos), Alma (emociones) y Espíritu están en armonía con lo que hago, digo y pienso. El agradecimiento es la clave para mantenerme en el sendero correcto hacia cima del éxito.

¡Ven a disfrutar conmigo la felicidad plena! Conecta conmigo en Instagram para que juntos co creemos nuestro pequeño paraíso.

©Kathia Alsina – Mentor Creativo, Autora Kelaiah Warriors Sigueme en la redes sociales Facebook Conecta presencialmente el 23 junio Taller Escritura Creativa Registro 7876105433

Regalaté lo mismo que les das a otros. 

En los días que uno esta en baja… Aprendí a bajar mis expectativas, a no escuchar las críticas sin fundamento y sobre todo a tener ternura conmigo misma. ¿Has oído por ahí: nadie puede dar lo que no tiene? Pues es justamente eso; el día que estas en baja se necesita aplicar lo que enseñamos a otros. 

Soy una persona exitosa, aún las personas que somos altamente exigentes con nosotros mismos tenemos nuestros días que no podemos más. Y esos días son necesarios para ponernos en perspectiva de quien realmente soy y hacia dónde me dirijo. Ese día observo mis pensamientos sin emitir juicio, no actuó según lo que pasa por mi mente y cuando llamo a alguien por lo general es alguien de confianza que va a entender mi situación. En estos días tienes que aprender a tener amigos que no emitan juicios ni que te presionen con preguntas absurdas sobre tu futuro ni en especial sobre tus miedos. Lo importante de estos días es saber que no son eternos. Y que no se va acabar el mundo sí no lograste seguir tus planes según estaba delineado. 

El éxito y la prosperidad tienen que ver con cuan agradecido eres con las circunstancias que atraviesas a diario. El éxito es tener una vida sana, saludable (no tiene que ver con tu físico 100%) y feliz. La prosperidad tiene que ver con tu vida espiritual y el agradecimiento. La prosperidad no es sinónimo de dinero. Es aprender a ver la abundancia que cada cual tiene en el momento que lo necesita. 

El día que estás en baja hazte estas preguntas y sé sincero al contestarte:

  1. ¿Estoy agradecida por lo qué está ocurriendo en mi vida? 
  2. Menciona que hiciste diferente este mes, está semana o ayer. Lo disfrutaste mientras lo hacías, describe tu experiencia. Comparte en las redes tu experiencia. 
  3. Ve frente al espejo y empieza a reírte de ti mismo. Te puedes poner creativo y hacerte un foto-shooting. 
  4. ¿Te casarías contigo mismo y te dirías te amo hoy? Sí la respuesta es no… Escribe 100 cosas que te hacen feliz y haz una de ellas. 
  5. Recuerda y escribelo en tu espejo del baño: Soy Feliz, Soy exitoso, me amo, me perdonó y soy mi mejor amigo. 

Los días en bajas son necesarios para tener armonía en nuestra vida. Abrazalos con la misma energía con que abrazas tus días alegres. 

©Kathia Alsina – Autora – Mentor Creativo Kelaiah Warriors: El secreto de la semilla. Sigueme en Facebook/Instagram como @kelaiahwarriors